El Profetizado Tiempo del Fin Revelado

Libros del Tiempo Final por Ronald Weinland


RONALD WEINLAND

Ronald Weinland, autor cuyos libros han sido traducidos a 9 idiomas y distribuidos en más de 170 países, es ante todo un apóstol del Único y Todopoderoso Dios Eterno.

Como su predecesor, el Sr. Herbert W. Armstrong, quien lideró la Iglesia de Dios Universal hasta su muerte en 1986, Ronald Weinland es un apóstol en la larga estirpe de los apóstoles de Dios. Comenzando con los primeros 12 apóstoles que iniciaron su obra en el año 31 DC, mucho antes de que surgiesen los que falsamente se llaman así mismo cristianos.

Ronald Weinland es el último apóstol en esta última era del autogobierno del hombre. Autogobierno éste que terminará con la segunda venida de Jesús Cristo, que volverá para poner fin a la Tercera Guerra Mundial y traer paz a esta tierra. La paz que el hombre no ha sido capaz de lograr durante los últimos 6.000 años. Jesús Cristo vino la primera vez, hace casi 2.000 años, como el Cordero de Dios, cuyo sacrificio en el Pésaj hizo posible el perdón de los pecados del ser humano. Pero esta vez Cristo viene como un “León”, con gran poder para luchar, conquistar y punir a los que están destruyendo la tierra. Y después de hacer esto Él va a establecer un solo gobierno en todo el mundo – el Gobierno de Dios – bajo el cual Él va a reinar en paz durante los próximos 1.000 años.

Los relatos históricos sobre esto varían un poco, pero se cree que los primeros apóstoles en su mayoría, incluyendo a Pablo, que fue el apóstol de los gentiles, fueron encarcelados y después muertos. El último apóstol a escribir un libro de la Biblia fue Juan, que también era un profeta. Y mientras él estaba en la prisión en la isla de Patmos, le fue revelado lo que él debía escribir en el libro de Apocalipsis. Ronald Weinland es el único otro apóstol que al mismo tiempo es también un profeta de Dios y de Jesús Cristo. Él es el homólogo de Juan, en el sentido de que a Juan le fue revelado lo que iba a pasar en el tiempo del fin, para que él lo escribiera en el libro de Apocalipsis, y a Ronald Weinland le fue revelado el “significado” de lo que Juan escribió, y le fue dada la responsabilidad de declarar este “significado” en esos libros y en otros escritos, y también en un gran número de sermones y entrevistas que han sido grabados.

Desde los días de Juan, hace casi 1.900 años, la verdadera Iglesia de Dios no estaba acostumbrada a tener un profeta; pero Dios ungió a Ronald Weinland como profeta en 1997. Su primer libro, El Profetizado Tiempo del Fin, publicado a mediados del 2004, es el producto de lo que Dios le reveló, por medio de Cristo, sobre el cumplimiento de los acontecimientos proféticos del tiempo del fin, que comenzaron a tener lugar en la propia Iglesia d Dios en diciembre de 1994, con la apertura del Primer Sello de Apocalipsis. Y como la mayoría de las personas en el mundo no sabe sobre la verdadera Iglesia de Dios, ellas tampoco saben que estos acontecimientos han llevado a la apertura de los primeros Seis Sellos de Apocalipsis. También fue revelado que lo que pasó el 11 de septiembre (9/11) fue una importante parte del cumplimiento del Sexto Sello, y también un “tipo profético” de lo que todavía está por venir en una escala mucho más grande.

En su segundo libro, 2008 – El Último Testimonio de Dios, Ron Weinland comienza a revelar el resto de los grandes acontecimientos del tiempo del fin y también el momento en que estos acontecimientos van a tener lugar, como continuación a lo que él ha escrito en su primer libro. En ese libro él revela sobre la apertura del Séptimo Sello (el último sello que fue abierto), que tuvo lugar en el año 2008, y también el significado de las Siete Trompetas de ese Séptimo Sello. Él también revela qué son los Siete Truenos de Apocalipsis, algo que a Juan le fue prohibido escribir sobre ello. Sin embargo, también debe quedar claro que toda la cronología de estos acontecimientos, como inicialmente mencionada en ese libro, ha sido postergada por exactamente siete años.

Estos últimos acontecimientos del tiempo del fin, que sumirán a toda la humanidad en una tercera guerra mundial, comenzaron con la apertura del Séptimo Sello de Apocalipsis, en el 2008. Estos eventos han comenzado con un gran estremecimiento del sistema económico global a finales del 2008 y principios del 2009. Lo que entonces comenzó, confluirá en un poderoso retorno de la crisis económica a finales del 2015 y principios del 2016, y resultará en la total ruina de la economía mundial.

Esa primera fase del gran colapso económico sentó las bases para lo que vendrá a seguir y que ha sido sólo temporalmente aplazado por una flexibilización cuantitativa; algo que en realidad ha estado contribuyendo para inflar fatídicamente aún más un sistema ya muy debilitado, que llevará al mundo a un colapso global mucho más aterrador. Este colapso será ahora mucho más devastador que el colapso que pudo haberse producido a finales del 2008 y principios del 2009. Estas profecías revelan el colapso del dólar americano y también la rápida caída y ruina de los Estados Unidos. La última gran guerra que ha sido profetizada alcanzará el auge de su destruición cuando la unión europea, formada por diez naciones que se unirán temporalmente, y la coalición formada por potencias como Rusia, China y otras naciones no tan poderosas empiecen a usar armas nucleares.

Ronald Weinland es el último apóstol que ha sido enviado a este mundo. Y como tal, Dios ha establecido a través de él un último testimonio sobre la verdadera actitud y espíritu del ser humano hacia el propio Dios. Esto fue manifestado (fue revelado) a través de “las muchas personas” que se han vuelto en contra de aquel a quien Dios ha enviado al mundo con Su última advertencia sobre Su juicio, con amargura, odio, aversión, burlándose de él, ridiculizándolo y calumniándolo.

La verdadera actitud del ser humano también ha sido revelada con el proceso y encarcelamiento de Ronald Weinland por el gobierno de los Estados Unidos. Él comenzó a cumplir su condena en febrero del 2013, y se espera que él saldrá en libertad en febrero del 2016. A lo largo de los siglos Dios ha revelado el verdadero espíritu del ser humano a través de la manera que Sus profetas y apóstoles han sido tratados, siendo muchos de ellos encarcelados e incluso asesinados.

Ronald Weinland fue acusado y declarado culpable de evadir deliberadamente el pago de impuestos al gobierno federal. Esa acusación fue hecha contra alguien que cree y enseña que él mismo y los miembros de la Iglesia de Dios deben cumplir con las leyes y respetar al gobierno de la nación en la que viven. La doctrina que la Iglesia enseña es que todos deben ser fieles en pagar los impuestos en el país donde viven, de la misma manera que uno debe ser fiel en pagar sus diezmos a Dios. Ronald Weinland fue acusado de haber declarado muchos de sus gastos personales como gastos de la Iglesia. Gastos que no podían ser declarados como tal porque, según la acusación, son gastos personales cuyo pago debe ser contado como parte de su salario y como tal están sujetos a impuestos. Sólo había dos gastos cuya cantidad expendida era lo suficientemente alta como para que el gobierno pudiese usar esto como base legal para una acusación y posteriormente una condena. Sin embargo, en ambos casos se tratan de gastos legítimos porque son gastos que fueron hechos con base en las creencias y en las prácticas religiosas de la Iglesia de Dios. Pero el gobierno rechazó esta alegación y no admitió estos gastos como tal. Los gastos declarados no eran personales, pero fueron hechos con base en las creencias y prácticas religiosas de la Iglesia.

Una cantidad de 300.000 dólares americanos, dinero perteneciente a la Iglesia, fue trasferida a un banco en Suiza. Ese hecho fue presentado por la acusación como si se tratara de un acto de delincuencia, mismo sabiendo que en el 2002 la Iglesia había sido informada de esta transacción financiera y también sobre el hecho de que el dinero sería transferido a una cuenta personal a nombre de Ronald Weinland. Eso fue hecho de esa manera con el propósito de que la Iglesia pudiese seguir funcionando durante la Tercera Guerra Mundial, que estallará en los últimos años del tiempo del fin (y ahora comenzará en algún momento entre noviembre del 2015 y mayo del 2019).

Esta transferencia bancaria a Suiza fue hecha porque nosotros creemos, con base en la profecía, que el dólar americano se derrumbará durante esos últimos años, y que esta pequeña cantidad depositada en Suiza podría ser utilizada para ayudarnos a seguir con la “obra religiosa” que estamos haciendo. Debido a su posición durante gran parte de la Segunda Guerra Mundial Suiza era considerada como un “lugar seguro” para guardar dinero durante otra guerra mundial. Y ahora, a finales del año 2015, debido al hecho de que Dios ha postergado todos los acontecimientos catastróficos del tiempo del fin y también la Tercera Guerra Mundial por exactamente siete años, Dios ha revelado que el fin profético para muchas naciones también ha cambiado. Y esto también incluye a Suiza, que ahora va a sufrir mucho más en esta última fase del tiempo del fin, y ya no será un refugio seguro para las finanzas de nadie.

En su segundo libro, 2008 – El Último Testimonio de Dios, Ronald Weinland explica lo que las personas deben hacer si quieren sobrevivir a esta última guerra – una guerra nuclear – para vivir en una nueva era que Dios dará a la humanidad. Esto también incluye a los que antes eran parte de la Iglesia de Dios y que han sido dispersados después de la Apostasía. Ellos deben ser humildes y aceptar a aquellos que Dios ha enviado a ellos.

De la misma manera que Dios reveló a Juan lo que él debía escribir en el libro de Apocalipsis, mientras él estaba en la prisión en la isla de Patmos, donde había sido encarcelado por el gobierno romano, Dios también ha revelado a Ronald Weinland una mayor comprensión de esas profecías; y él ha escrito esto mientras estaba en la prisión. Su nuevo libro, que se titula Profetiza Contra las Naciones, será publicado a principios del 2016. En este libro Ron Weinland revela las razones por las cuales Dios ha pospuesto todos los acontecimientos del tiempo del fin por exactamente siete años. En este libro él se dirige más específicamente a todas las personas y naciones del mundo, abordando los profetizados acontecimientos catastróficos que vendrán sobre ellas. En este libro él revela cómo Dios dará a miles de millones de personas más la oportunidad de sobrevivir a este tiempo del fin, para poder vivir en los próximos 1.000 años en una nueva era de paz en la que Cristo gobernará a las naciones.

En este libro Ronald Weinland también explica cómo por lo menos 3 billones y medio de personas morirán a causa de todas las catástrofes que tendrán lugar; incluyendo una guerra nuclear que será la causa de la mayor parte de todas esas muertes y de toda esa destrucción. Él también explica cómo ese número de muertos puede llegar a ser mucho más alto, superando quizá los 6 billones de personas. Por otro lado, él también revela en este libro que existe la posibilidad de que cientos de millones de personas se salven.

Ronald Weinland también revela en este libro que de la misma manera que Dios ha pospuesto todos los acontecimientos del tiempo del fin por siete años, Él también ha cambiado el posible resultado de lo que puede suceder en muchos países. Dios habla ahora muy específicamente sobre algunas naciones donde la destrucción y el número de muertes pueden reducirse considerablemente, en comparación a lo que habría pasado en el 2012, de acuerdo con la previa sentencia que había sido dictada contra esas naciones. En este tercer y último libro Ronald Weinland habla específicamente sobre estas naciones.